Informate

/XTNTXXjT2TYVlTeVaXcceJ2CXAVNXeAA">

viernes, 6 de enero de 2017

Cómo el minimalismo puede mejorarte la vida

Estaba pensando en que ahora con el tema de la Navidad y cómo las decoraciones, los árboles, belenes y demás han tomado posesión de nuestras casas. Los regalos (y las compras), los villancicos en los altavoces de las calles, los anuncios de televisión, las reuniones en familia...


Luego he pensando en las bolsas de ropa que me he quitado de encima, los muebles, lámparas y decoraciones que estoy vendiendo en internet y la imposibilidad de mantener mi casa limpia de verdad durante más de tres días seguidos...

Me he estresado un poco, la verdad, pero me ha venido a la cabeza la palabra mágica: minimalismo.

Así que me he hecho una lista de las cosas en las que puedo volverme más minimal y el por qué es necesario (que a veces tener un por qué me ayuda a tomar decisiones) y he decidido compartirlo aquí contigo que seguro que algo te suena y quizás algo también te inspire.

Decoración:
Un ambiente más limpio y ordenado que facilite estar en calma. Que lo que tengamos realmente sea importante o necesario. Mantener el hogar en armonía se vuelve más sencillo y deshacerse de ciertas cosas supone una liberación de trabajo y también emocional. El objetivo es reducir los estímulos visuales y el caos, desapegarnos de los objetos y desarrollar paz mental.

Ropa:
Proveerse de un fondo de armario que realmente te identifique, tener los básicos con los que combinar alternativas. Evitar comprar de modo compulsivo ayuda a desarrollar la autoestima sin generar placebos de satisfacción instantánea. Elegimos mejor y compramos calidad y no cantidad lo que es un alivio para el planeta y una manera de no participar de la explotación laboral.

Comida:
Si nos limitamos a comer lo más natural posible hay más probabilidades de que le demos a nuestro cuerpo lo que necesita, que tiremos menos comida y que el día que nos demos un capricho sea realmente apreciado y disfrutado. Alimentos frescos y de temporada ayudan a los agricultores nacionales, hay cooperativas que trabajan para entregarte la mejor calidad directamente de la madre tierra. Cocina lo menos posible: comida cruda, al vapor o un ligero sofrito son las claves para una óptima asimilación de nutrientes.

minimalismo en la comida: frutas de temporada y frutos secos para desayunar

Estímulos:

Me alucina ver cómo aún hay gente que tiene la tele puesta todo el día ”porque le hace compañía”. La mente entra en un estado de sobredosis de estímulos cuando vivimos en la ciudad. Carteles, escaparates, ruidos, coches y ahora con los adornos de Navidad. Muchos tenemos la oportunidad de escaparnos al campo, a la playa, a la montaña... desconectar del ruido y los estímulos es absolutamente necesario para poder conocernos y escuchar qué le pasa a nuestro cuerpo y a nuestra mente antes de caer enfermos o emocionalmente inestables. Meditar, estar en silencio, conocerte de verdad, qué hay mejor que eso?

Actividades:
Seguimos, sin querer, glorificando la producción y el estar ocupados. Nos hace sentir importantes de algún modo el poder sacar la agenda y ver cuándo hacerle un hueco a un amigo para tomar café. Tanto en adultos como en niños es importante poder parar a mantener una conversación significativa, no de manera ocasional si no de forma diaria. La comunicación se ha perdido y cada vez estamos más atontados con deberes y carreras. Necesitamos parar a "no hacer nada", tomarnos nuestro tiempo para disfrutar los procesos y vivir sin tanta presión.

Y esto útlimo quizás puede ser la clave para darle la vuelta a todo lo demás... cuanto más rápido vamos y más ocupados estamos más valoramos la gratificación instantánea, más damos prioridad a la cantidad por delante de la calidad.

Minimalismo: tomemos tiempo para parar, dejar de producir y comenzar a vivir


No hay comentarios:

Publicar un comentario